Disco Elysium: una carta de amor al género de los RPG

Por César Suárez

En los últimos años la industria de los videojuegos indie nos ha sorprendido gratamente con decenas de juegos que hoy por hoy son aquellos que guían el futuro de los videojuegos.
En un mundo donde los AAA están en descenso en popularidad por culpa de sus desarrolladores, debido a su falta de amor por el juego en sí, su deseo irrefrenable de solo generar dinero mediante el reciclaje de una saga popular y por las políticas cuestionables de manejo de las comunidades que vienen teniendo muchas empresas en el último tiempo, se da el escenario para que los indies, que suelen venir del corazón de los más fanáticos, brillen en todos su esplendor.
Este es el caso de Disco Elysium, juego que lanzó ayer en PC y se comercializa tanto por Steam como por Gog. Disco Elysium es un RPG en el sentido más literal en el que pueda representarse el género: es un juego de rol hardcore que nos dará una libertad inigualable, inclusive más que otros productos referentes como lo son los Divinity Sin.
El juego es muy poco convencional: no hay magos, arqueros, caballeros, ni dragones. u personaje, que puedes crear bajo 3 modelos de personalidad estandarizados simplemente se definen por cómo enfrentan al mundo (Inicialmente puedes ser una persona inteligente pero con poca capacidad social, una persona muy carismática pero con cierta tendencia a la locura o una persona que para todo, emplea la fuerza bruta) o mediante la opción de crear tu propio personaje, donde el juego brilla con un sistema de creación de personaje brutalmente bueno. Es aquí donde vemos brillar al juego por primera vez en todo su esplendor. El perfil personalizado si bien es más difícil de jugar (Debido a que no está “balanceado” para poder sobrevivir a ciertas situaciones al principio del juego que los perfiles sugeridos sí pueden) te permite tener una cantidad inmensa de combinaciones para enfrentar al mundo. Y a su vez, con una cualidad destacada única. Pero todas estas estadísticas y características son propias del mundo real: inclusive aquellas más cercanas a la esquizofrenia. El modo personalizado permite por ejemplo ser extremadamente inteligente, y conocer el mundo en su totalidad, pero si quieres separarlo del perfil recomendado, también puedes ser fuerte, lo que te volverá inútil con las personas y al mismo tiempo, poco cautivante. Pero esto no termina acá, tras elegir los stats fundacionales para tu personaje, puedes elegir una de 20 cualidades únicas que se verán favorecidas en mayor o menor medida en base a lo que hayas elegido, por lo cual puedes orientar un personaje a estar favorecido en ciertos aspectos o crear un personaje totalmente caótico.
Esto es casi como la creación de un personaje de juegos de tablero clásicos de rol como lo son D&D y se nota: los mismos desarrolladores, Studio ZAUM se han declarado fanáticos de los juegos de rol de tablero, y en ese aspecto brilla.

Continue Reading

El State of Play de septiembre nos deja con la fecha de salida de The Last of Us II

Por César Suárez

Ya desde hace un tiempo que nos hemos acostumbrado a que la E3 no sea el lugar para dar los anuncios más importantes para las grandes empresas, de hecho, tanto Nintendo como Playstation se han alejado de la misma y creado sus propios espacios online para anunciar sus novedades y próximos lanzamientos. Pero sin lugar a dudas lo más impactante ha sido el State of Play de este pasado 24 de septiembre: el mismo mencionó múltiples novedades, pero sin lugar a dudas el final fue lo más impactante: un trailer con la fecha de lanzamiento de uno de los juegos más esperados de los últimos años: The Last of Us Part II. El trailer nos muestra a Ellie, continuando una conversación respecto de su controversial beso en el trailer de presentación de The Last of Us Part II y habitando en el pueblo de Tommy de la primer parte se la saga, que al parecer, ha crecido y prosperado tras los incidentes del juego original. Pero lo más importante que nos revela es lo que todo el mundo se preguntaba: ¿Y qué hay de Joel?

Continue Reading