Playstation destruye a la competencia anunciando Final Fantasy XVI

Por César Suárez

No es novedad que la nueva generación de consolas está a la vuelta de la esquina y ya comenzó a dar que hablar, sin embargo, Sony parece tener a todo el mundo en el bolsillo: sin ningún rodeo y previo al anuncio de cualquier cosa, su conferencia abrió con el trailer del mismísimo Final Fantasy XVI. La reacción unánime de los fans ha sido una locura y Final Fantasy se ve mejor que nunca. Alejado ya de sus raíces de combate por turnos y más cercano a un juego de acción mucho más adulto, Final Fantasy XVI nos presenta una historia, estética y presencia de los eikons casi como lo harían los primeros seis FFs.

Pero no todo se reduce a esta demostración gráfica alucinante que para los fanáticos de Square Enix no es ninguna novedad, lo más destacado es que el mismísimo Naoki Yoshida, el genio detrás de salvar la saga con Final Fantasy XIV: A Realm Reborn estará a cargo de la producción del título y el mismísimo Ryota Suzuki: el diseñador y director de batalla de Devil May Cry 5. Sin lugar a dudas y tras la excelente recepción del sistema de combate de Final Fantasy VII: Remake, Final Fantasy ha finalmente mutado en un juego de acción para adultos de la mejor manera posible. Tras el tropezón de críticas mixtas que recibió Final Fantasy XV, la saga vuelve a ponerse de pie con aires de volver a ser un referente absoluto de la industria como lo fue en los 90.

Pese a ser el título presentado por Playstation 5 en su conferencia, cabe aclarar que el título no formará parte de los títulos de lanzamiento de la consola, ni siquiera hay una fecha aproximada y por la calidad vista suponemos que el juego no estará listo al menos hastaSin embargo, ya se ha confirmado que el juego será exclusivo en consolas de Playstation 5 con un posterior lanzamiento en PC, por lo cual los consumidores de XBox no tendrán acceso al título si desean establecerse tan solo en la consola donde predominan los shooters. No podemos esperar a volver a reencontrarnos con los cristales en esta nueva fantasía que claramente no aparenta tener final.